domingo, 16 de octubre de 2016

ARQUITECTURA EGIPCIA


  


De los egipcios nos han quedado sus templos, moradas de los dioses y las tumbas, moradas de los muertos, realizados en piedra con formas geométricas. La arquitectura de los hombres se hacía en adobe y no ha perdurado.
Las tumbas
Ingentes cantidades de piedra eran llevadas desde las canteras para la construcción de las tumbas de los faraones. La tumba evolucionó  desde una fosa hasta llegar a una mastaba, construcción en forma de paralelepípedo y con paredes en talud.  Acogen sala de ofrendas, bajorrelieves en las pareces y todo aquello que facilite la vida del faraón en el más allá pero sobre todo deben asegurar la vida eterna del faraón.
La tercera dinastía construye en Saqqara (2560 a.C.), necrópolis de Menfis, la ciudad funeraria para el rey Zoser , proyectada por su visir y arquitecto , Imhotep. Un muro , trabajado con cuidado y adornado con finas pilastras, protege la ciudad. Dentro se halla la primera pirámide, escalonada, fruto de la superposición de mastabas.

 


Cien años más tarde se realizan los complejos funerarios de Gizeh , de los faraones Jeops, Jefrén y Mikerinos. La mayor es la de Jeops, de 230 metros de base y 146 metros de altura. La formas más de dos millones de bloques de piedras de tonelada y media cada uno. La pirámide llevaba un revestimiento de piedra caliza pulida.
Esquema interior de una pirámide
En la tumba de Jefrén , junto al templo del valle, se encuentra la esfinge de Gizeh, con el rostro del faraón y cuerpo de león.
Posteriormente la escala de las tumbas se reduce y comienza a ganar importancia el templo funerario.
Los ritos funerarios se generalizan durante el Imperio Medio; la falta de espacios amplios cercanos  Tebas, la capital , provoca la aparición de hipogeos, tumbas excavadas en la roca, compuestas por una fachada con estatuas, varias salas con columnas y un pozo hacia la cámara sepulcral.
Caso especial es el enterramiento del príncipe Mentuhotep, conjunto escalonado unido por rampas donde se ubica el templo, en un atrio rodeado de columnas y al pie de una acantilado bajo el que se exacava un patio y la sala hipóstila , sala llena de columnas y precedente de las utilizadas en el Imperio Nuevo.
Durante el Imperio nuevo , al oeste de Tebas, se sitúan el valle de los reyes y el Valle de las Reinas , conjunto de hipogeos excavados enteramente en los acantilados cuyas entradas se hacen lo más ocultas y disimuladas posibles para evitar saqueos. Sus interiores se llenan de decoración de ricas pinturas. Aquí se encontró la famosa tumba de Tutankamón.


A la izquierda, Templo de Tatsheshut y a la derecha el del faraón Mentuhotep







Los templos
Avenida de esfinges y pilonos de Luxor
El templo egipcio no es solo  y lugar de culto de la divinidad. A partir de la V dinastía los templos dedicados al dios solar Ra se independizan y administran sus donaciones.
Pilonos de Luxor
Los principales complejos templarios situados en la orilla este son los de Luxor y Karnak, unidos por una avenida de esfinges y con múltiples dependencias para el personal, ganado, talleres y administración. No son lugares abiertos al público si no restringidos a los sirvientes del dios.
Columnata del Templo de Luxor
El templo egipcio semeja un bosque de palmeras a orillas del Nilo, las columnas, con formas de palmera, papiro, loto y otras formas vegetales , se alzan hacia el techo donde se representan a los dioses.
El templo se estructura en torno a un eje longitudinal: desde el río al templo transcurre una avenida de esfinges. La entrada está flanqueada por dos grandes muros trapezoidales decorados con relieves llamados pilonos. Ante ellos los obeliscos, símbolo de unión entre la Tierra y el cielo. A partir de aquí el templo solo puede ser visitado por los escogidos, la casta sacerdotal.
La sala hípetra es un patio abierto rodeado de columnas que precede a la sala hipóstila, auténtico bosque de enormes columnas de cubierta arquitrabada. La intensa luz de Egipto se filtra por las celosías superiores que cierran las ventanas situadas en la parte superior, creando así un ambiente más oscuro.
A continuación el suelo se eleva y el techo desciende y la oscuridad aumenta hasta llegar al recinto sagrado, varias salas que contienen elementos rituales y la capillas o sala de la barca en la que se sacaba en procesión la imagen del dios. En la parte más profunda descansa la imagen del dios, iluminada solo por un rayo de luz cenital. Los dos grandes templos que siguen este esquema, son , como ya mencionamos, Luxor y Karnak.

Karnak


Sala hipóstila de Karnak


Reconstrucción de Karnak



Templo de la Reina Hatshepsut en Deir-el-Bahari 
Templo singular es el hemispeos de la reina Hatsepsut, en Deir-el-Bahari. Templo excavado en los acantilados donde se encuentra la vecina tumba de Mentuhotep, rebela influencia de ésta en las terrazas escalonadas unidas por rampas. Aparcecen columnas protodóricas y capiteles con la cabeza de la diosa Hathor.

La revolución de Tell el Amarna (1353-1336 a.C) tuvo lugar en el reinado de Amenofis IV que cambión su nombre por el de Ajenatón al establecer un culto monoteísta dedicado al dios Atón. El faraón construyó una nueva capital, Amarna. A su muerte , se vuelve a los esquemas constructivos anteriores. En los templos rupestres de Abu Simbel de Ramsés II destacan las colosales estatuas sedentes del faraón . Por la puerta penetra la luz del sol solo dos días al año ilumina  el santuario situado en la parte más profunda.
Templo de Nefertari en Abu Simbel


Templo de Ramsés II en Abu Simbel


El esquema clásico del templo desaparece y sólo reaparece en los últimos 400 años de historia egipcia, construyendo templos como los de Filae , Edfú, Kom Ombo o Denderah.
Templo de Edfú


kiosco de Trajano en el templo de Filae

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada