domingo, 1 de mayo de 2016

POSTIMPRESIONISMO: PAUL GAUGUIN

Mujeres de Tahití
Paul Gauguin (1848-1903) abandona el Impresionismo en 1885 porque no le interesaba el arte que se limitaba a representar solo lo que tenía ante sí. Buscó una pintura que expresara sensaciones interiores, realidades ocultas y misteriosas bajo la apariencia exterior de las cosas. Por ello decidió buscar inspiración en mundo exóticos o no contaminados por el progreso.

En 1886 viaja a Bretaña , en 1887 a Panamá y a Martinica. De estos viajes toma la pintura de colores vivos y planos separados por gruesas líneas negras. Encuentra también  en el Quattrocento, en Botticelli y Fra Angelico especialmente y sus sinuosas líneas de contorno; o en la estampa japonesa, como otros contemporáneos suyos.

En 1889 una exposición de arte prehistórico americano le puso en contacto con la ingenuidad y la sinceridad del arte primitivo. En estos puntos encuentra la autenticidad expresiva que buscaba , alejada de la representación de la naturaleza. Considera que la pintura debe ser la expresión de la vida interior del ser humano. El resultado de estas premisas:   imágenes  también planas, como sus colores , en ambientes exóticos, personajes de miradas profundas y gestos simples. Renuncia  a la perspectiva y a la luz y sugiere la profundidad con la sucesión de planos de colores.Recuerda más así a la pintura medieval como la mozárabe o a las vidrieras.y
Mujer en café, Gauguin versiona el café en Arlés durante su breve estancia con Van Gogh. Comparando ambas versiones del café encontramos dos concepciones diferentes de la pintura. 
En su obra Visión después del sermón (1888), las sensaciones, las impresiones y el recuerdo que el sermón ha producido en la imaginación de los aldeanos se materializan en un mismo plano pictórico, donde Jacob lucha con el ángel. El intenso color se extiende por amplias superficies y lo aplica de manera arbitraria.
Visión después del sermón
Vuelve al tema religioso con el Calvario entendido con enorme ingenuidad expresada en los colores: el Cristo es amarillo, los árboles rojo etc. También lo realiza en su estancia en Bretaña.
Cristo amarillo
Pero donde Gauguin pareció encontrar su mundo adecuado a su búsqueda interior es en Tahití. En esta cultura indígena  encuentra intactas las fuerzas que permiten liberarse de ataduras de la tradición pictórica y expresar libremente su imaginación.

Mata mua

En Tahití surgen algunas de sus obras más personales y sugerentes:De dónde venimos? ¿Quiénes somos? A dónde vamos? (1897) donde resume su sentido e la vida impregnado de misterio. Mata mua   ,Nunca más son otras de sus obras de esta etapa.
Nevermore

Quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos

Más que el contenido de su obra, son la libertad con la que aplica el color y el primitivismo de sus forma los que influyó en jóvenes pintores que se inician en los movimientos de vanguardias como e Fauvismo o el Expresionismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada