lunes, 2 de mayo de 2016

POSTIMPRESIONISMO: CÉZANNE


Paul Cézanne ( 1838-1906) hizo de la obra pictórica su vida. Nace pocos años antes que Renoir o Monet pero en 1880 ya considera agotado el lenguaje impresionista. Va a ser el más revolucionario de los postimpresionistas. A partir de ese momento abandona la representación de la naturaleza y comienza a investigar las relaciones entre lo que se ve, lo que se siente y lo que se conoce.Concibió la pintura como una desinteresada investigación.
Autorretrato
Pretendía hacer visible lo elemental de los objetos. No quiere reproducirlos, si no crearlos. El color es símbolo de la sustancia espiritual. Prescinde de toda perspectiva, revolucionando el concepto espacial del Renacimiento: el espacio no es fruto de una concepción apriorística sino que es el resultado de realizar en un plano sucesivas instantáneas, precediendo al Cubismo en su descomposición de la realidad. Busca en la naturaleza las formas esenciales que para él son la esfera, el prisma y el cono y para lograrlo intenta reducir todos los objetos que le rodean a estas formas. Para resaltar los volúmenes perfila las figuras con una línea oscura, las sombras las hace violáceas  y usa mucho los contrastes. Por eso su pintura es mucho más intelectual que el Impresionismo y se considera precedente del Cubismo. Su práctica pictórica no parte de teorías preestablecidas si no que elabora una filosofía estética a partir de sus obras.
Trabaja géneros pictóricos diferentes : en sus paisajes desaparece el aire, agua y objetos se trabajan de la misma manera: sus caminos son geométricos, las casas de definen en pocos planos. Realiza los objetos desde distintos puntos de vista y esto se aprecia en sus bodegones : reduce las formas a lo esencial de su naturaleza, por ej.  una manzana de Cézanne resulta más una construcción de una idea de manzana, utilizando un símil platónico.


Obras como Los bañistas  o Los jugadores de cartas ayudan a comprender su idea de la pintura: construye con el color los volúmenes, las masas, la luz, la perspectiva y el espacio.
En 1904 , Cézanne escribe que es preciso tratar a la naturaleza según el cilindro, el cono, la esfera (…) . Con esto no solo pretende reducir los objetos a formas geométricas sino que el proceso de creación debe guiarse por el principio de saber identificar y tratar estas formas en la naturaleza, pues de ello depende la representación de aquello aspectos estructurales, los que no cambian en la realidad. Los cuadros que mejor ilustran este aspecto de su pintura son las diferentes versiones que hace del Mont Sainte-Victoire (1904-1906).

En Los jugadores de cartas, tema al que dedica varios cuadros, vemos un jugador completo y otro cortado por la espalda frente a frente en una mesa y sobre un fondo poco identificable. El color es rico e intenso y algunas zonas quedan sin contornos, apenas insinuadas. Los colores parecen modelar las figuras . El efecto es de monumentalidad. Lo mismo ocurre en Mujer de la cafetera, donde manos y pliegues del vestido parecen tallados en un trozo de madera.


En su última etapa realiza desnudos en paisajes inspirados en Giorgione y en Tiziano con un canon manierista. Son cuadros de líneas vigorosas y de colores azules que se confunden con el cielo.
Los bañistas


Una de las obras que mejor refleja su tratamiento de la perspectiva es Naturaleza muerta con Cupido en yeso (1895). En esta obra, los diferentes objetos aparecen representados desde distintos puntos de vista y general varias perspectivas, con nuevas proporciones entre los elementos del cuadro.


Todas estas variaciones de la realidad o de su interpretación que Cézanne introduce en su pintura , llevarán al Cubismo y a la completa destrucción de los presupuestos renacentistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario