lunes, 1 de marzo de 2010

ARQUITECTURA DEL CINQUECENTO

Claustro de Santa Maria della Pace, Roma. Por Bramante

BRAMANTE (1442-1514)
Nace en Urbino , trabajó en Milán en la corte de los Sforza . En 1499 las tropas francesas expulsan de Milán a Ludovido,el Moro ylos artistas se exilian, entre ellos Bramante, que llega a  Roma con el papa Julio II, con quien se inicia la etapa del clasicismo arquitectónico. En su etapa milanesa utiliza elementos de la arquitectura local y abundante decoración. Pero en su etapa romana se centra en la aplicación de la perspectiva monofocal, la proporción y la simetría.
Santa Maria delle Grazie

Claustro de Santa María della Pace-  es la primera muestra del clasicismo bramantino. El claustro se divide en dos pisos. El primer piso tiene cubierta abovedada y arcadas mientras que en la galería superior va a utilizar una cubierta plana y una estructura adintelada sobre pilares y columnas.  Los vanos superiores coinciden con los inferiores pero como , al ir adintelado, el superior parecería mayor, resuelve este problema introduciendo en el  vano superior una columna, coincidiendo con la clave del arco. En el piso inferior utiliza los órdenes toscano y jónico y en el superior corintio (columna) y compuesto (pilastra) .

Los Reyes Católicos le encargaron la construcción de un templete , San Pietro in Montorio que resume los ideales del Renacimiento arquitectónico. Dedicado a San Pedro, mártir del cristianismo, desecha los modelos de martirya paleocristianos y se inspira en los templos romanos perípteros como el de Vesta. Vesta era la diosa protectora del Estado y San Pedro es el protector del Estado pontificio. También puede estar asociado a templos dedicados a HérculesEn esta arquitectura de pequeño tamaño , Bramante prescinde de la perspectiva monofocal- que obliga a tener una visión única y convergente en un punto- y las perspectivas son infinitas. El templete es de planta circular levantado sobre una escalinata y un ligero podio, con un peristilo de columnas toscanas, friso con metopas y triglifod, balaustrada y cúpula sobre un tambor circular con ventanas y hornacinas. 

En esta obra, modelo y prototipo de templo centralizado, se ensalzan los valores simbólicos de significado cosmológico en el lugar en el que se cree que fue martirizado San Pedro, primer papa de Roma.
A partir de 15023 Bramante se convierte en el arquitecto pontificio. Realizará la remodelación de los palacios vaticanos y realiza en el conjunto del Belvedere, a imitación de los palacios de los emperadores romanos, organizado en terrazas.

El proyecto más importante que recibe Bramante fue, sin embargo, la construcción de una nueva basílica de San Pedro del Vaticano, que sustituyera a la antigua basílica paleocristiana. Bramante proyecta la nueva basílica de San Pedro del Vaticano como imagen de la Jerusalén celeste. Se concibe como un inmenso cubo  que se expande en cuatro direcciones : planta de cruz griega, simbolizando los cuatro puntos cardinales, inscrita en un cuadrado y rematada con una inmensa cúpula, imagen del cielo. Este edificio constituye la expresión ideal de la forma del universo. Simboliza la vocación universal de la Iglesia pero también concilia Antigüedad clásica y tradición cristiana: la cúpula evoca a la del Panteón y su cosntrucción sobre la tumba del apóstol evoca a los martyria paleocristianos.
Bramante muere tan solo una año más tarde que el papa Julio II y por tanto no vio concluida su obra, tan solo llegó a construir los cuatro gigantescos machones sobre los que apoya la cúpula y que condicionarán toda la construcción posterior.


 A su muerte el proyecto queda en manos de Rafael, pero el nuevo pontífice, León X, se inclina por un proyecto de planta en cruz latina que no llegará a realizarse.

            Después de Rafael será Antonio Sangallo, el Joven el encargado de proseguir las obras de San Pedro por encargo de Paulo III. Se vuelve al plan de cruz griega. Al morir Sangallo, el Joven, el papa encargó a Miguel Angel que terminara la obra. Miguel Ángel vuelve a la planta de cruz griega, pero con una entrada en vez de cuatro, inserta en un cuadrado y culminada por una gran cúpula de 42 metros de diámetro y 131 metros de altura, que rivaliza con la del panteón. En los ábsides Miguel Ángel emplea parejas de pilastras de orden gigante que encierran ventanales en dos y tres pisos. La cúpula tiene doble casquete, como la de Florencia, el interior de perfil semiesférico y el exterior peraltado. Al exterior se asienta sobre un tambor con entablamento sostenido por columnas pareadas y, alternando en los ventanalles frontones curvos y triangulares, al más puro estilo clásico ; su apariencia volumétrica domina toda la ciudad de Roma como símbolo de la cristiandad. A la muerte de Miguel Ángel los trabajos los retomó Giacomo Della Porta según lo diseñado por el artista.

            Carlo Maderno la convirtió de nuevo en planta de cruz latina y realizó una fachada con un gran ático que entorpece en parte la visión de la gran cúpula desde la plaza.


 Volviendo a Miguel Ángel Buonarroti, éste realizó la Sacristía Nueva de la iglesia florentina de San Lorenzo (Brunelleschi)  en la cual también incluirá el conjunto escultórico de las tumbas de los hermanos Médicis, Lorenzo y Giuliano. La obra , organizada en 3 niveles y donde utiliza la piedra gris florentina, alude a la filosofía neoplatónica.

En la ciudad de Florencia realizó una obra que puede considerarse una ruptura con el lenguaje clásico y el comienzo del manierismo: La Biblioteca Laurenziana
En el pequeño vestíbulo o ricetto consigue un marcado efecto de profundidad y monumentalidad  que viene dado por la construcción de una gran escalinata de tres tramos, en piedra gris, que avanza hacia el espectador en escalones convexos y que consigue producir sensación de ahogo, ocupando abruptamente el espacio. La entrada al recinto no es central, sino lateral, lo que evita la clásica perspectiva monofocal. El ojo humano produce distorsiones en las proporciones, dado el escaso espacio para observar la obra en su totalidad. Utiliza la pietra serena para los elementos de carga e introduce por primera vez el orden gigante. La alteración de los principios clasicistas de simetría, proporción, racionalidad y ordenes ya plenamente manierista.

Al estrecho espacio del vestíbulo se opone el de la sala de lectura, un recinto bajo y largo con una pronunciada visión fugada.

Miguel Ángel trabajó también en Roma como urbanista en la remodelación de la plaza del Campidoglio o Capitolio, lugar sagrado de la Roma Antigua. En el centro de la plaza se erigirá la estatua del emperador Marco Aurelio. En 1556, cuando Miguel Ángel asume la responsabilidad de reformarla, el espacio es un conjunto caótico de edificios diversos de distintas épocas. Miguel Ángel mejora el acceso con la construcción de una gran escalinata en eje con el edificio central, el Palacio de los Senadores.
 Le confiere a la plaza una planta trapezoidal, con el lado más corto hacia la escalinata. El espectador en cambio lo percibe como un espacio rectangular. A los lados se alzan el Palcio de los Museos y el de los Conservadores, ambos con una loggia en la parte inferior, idénticos, y un piso superior con ventanas entre pilastras de orden gigante.


El remate lleva una cornisa y balaustrada.  A la forma trapezoidal de la plaza, que ejerce una fuerza centrípeta sobre el espectador, se contrapone la forma elíptica del dibujo del pavimento con su apariencia centrífuga, buscando así un curioso juego de contrarios puramente manierista.




No hay comentarios:

Publicar un comentario