domingo, 5 de mayo de 2013

REALISMO


Contexto histórico de la 2ª mitad del siglo XIX

El siglo XIX es el de la consolidación de la burguesía como clase dominante. La revolución de 1848 – año de publicación de El manifiesto comunista  de Marx y Engels- supone la irrupción en el panorama político –social del proletariado, que toma conciencia de su identidad y sus problemas.
Los valores burgueses basados en la producción ilimitada de riqueza y la explotación del proletariado , dan lugar al positivismo de A. Comte, basado en una fe ciega en los resultados de la ciencia y el progreso de la humanidad.

Desde 1830 la burguesía se vuelve conservadora en lo político pero también en lo artístico y promociona un arte sujeto a principios estéticos rígidos, academicistas. Artistas e intelectuales que buscan nuevos caminos  expresivos se divorcian del resto de la sociedad.
De esta búsqueda y tras el fracaso de la revolución de 1848 surge el Realismo

EL REALISMO

A Camille Corot (1796-1875) se le puede considerar puente entre el Romanticismo y el Realismo . Estaba decidido a plasmar la realidad tan verazmente como le fuera posible. Admiraba a Poussin y a Claudio Lorena . Sus cuadros reflejan la fragilidad del momento irrepetible, refleja la naturaleza tal como es, sin idealizarla, como los románticos. Los paisajes de Corot captan el instante, la luz, la atmósfera cambiante. Por eso va a ser importante para los impresionistas. Corot descubre que el color en sí no tiene importancia sino que cambian según la luz. Para ello pintará, como luego también los impresionistas, al aire libre.








El pintor que dio nombre al movimiento Realista fue 
Gustave Courbet (1819-1877) Cuando inauguró su exposición individual en una barraca de París en 1855, la tituló Le Réalisme.
 Courbet no quería ser discípulo más que de la naturaleza. Como Caravaggio no deseaba plasmar la belleza, sino la verdad. Prescinde de prejuicios morales , políticos, religiosos o filosóficos . Reproduce la realidad sin ideas preconcebidas. Comprometido con el proletariado, Courbet se niega a poner su arte al servicio de cualquier ideología.. Se propuso conseguir en su obra una protesta contra los convencionalismos que desquiciara a los burgueses y proclamara una sinceridad artística sin concesiones.
Admiró a Velázquez y Zurbarán así como a los pintores holandeses del XVII , influencias que quedan patentes en su enigmática obra  El estudio del pintor
(1855).

En su obra Señoritas a orillas del Sena , Courbet acota un trozo de realidad.

Provocador con sus temas, es quizás su falta de academicismo a la hora de tratarlos, lo que resulta más  rompedor.



Entierro en Ornans

En su obra Entierro en Ornans  , 1849, utiliza su gama de colores preferida, colores terrosos y negros aplicando también blanco y rojo. La composición contrapone la horizontalidad de los acantilados del fondo a la verticalidad de los individuos , distribuidos en friso tras la fosa. El pintor refleja un entierro en toda su crudeza, : la rutina del clérigo , las plañideras que lloran sin sentimiento, la distracción de los niños...solo el perro se acerca a la fosa.

A la frase de la crítica que alegaba que el cuadro quitaba a uno las ganas de que lo enterraran en Ornans, Courbert respondió que él no creaba la realidad sino que la constataba.

 Durmientes
  Obra de marcado contenido erótico, con dibujo preciso


Sus paisajes prescinden de la idealización de la Naturaleza que transmitía el Romanticismo.




Su faceta provocadora quedó patente de forma descarnada en su obra titulada  El origen del mundo



Honoré Daumier (1808-1879) se formó como ilustrador gráfico y realizó grabados y litografías satíricas y caricaturas que criticaban la hipocresía del régimen de Luis Felipe. Recibe influencias de Rubens y Goya, con una pincelada enérgica y abocetada.

Denuncia las duras condiciones  del trabajo infantil en La salida de los niños de la fábrica 



Vagón de tercera, de Daumier
 Sus temas reflejan su compromiso con las clases humildes reflejándolos en su dura realidad cotidiana, en toda su crudeza: La lavandera (1863),El vagón de tercera (1862).















Jean-François Millet ( 1814-1875)  admiraba a Miguel Ángel, Giorgione  y Poussin. Refleja en sus cuadros una vida campesina cargada de lirismo, de actitud resignada y paciente : El Angelus (1857-59). En Las espigadoras , las campesinas parecen moverse lentamente, el movimiento parece calculado y transmite la sensación de que el pintor quiera dignificar su labor.
Parece volver a la poética romántica en el amor a la naturaleza, el hombre en comunión con ella y envuelto en luces y sombras . Sus obras entusiasmaron a la burguesía por reflejar al trabajador bueno, dócil y honrado.

El angelus




Por último , mencionar la Escuela de Barbizon, grupo de paisajistas entre los que cabe destacar a Théodore Rousseau o Díaz de la Peña. Se preocuparon por plasmar la realidad con total sinceridad, sin la teatral ostentación del arte académico. Sus obras captan el amor por la naturaleza y el rechazo a la sociedad industrial y burguesa.










No hay comentarios:

Publicar un comentario