domingo, 27 de diciembre de 2009

ARTE ASTURIANO


            El núcleo de resistencia astur al Islam inicia la creación de un Estado que tendrá su mayor época de esplendor con Alfonso II (791-842), Ramiro I (842-850) y Alfonso III (866-910) .
            El reino asturiano se regirá por un principio básico : la recuperación de la desaparecida monarquía hispanovisigoda. Intentan imitar la corte toledana y proteger la pervivencia del particularismo hispánico.

PRIMER PERÍODO : REINADO DE Alfonso II , el Casto ( 791-842)

            Durante su reinado se traslada la capital a Oviedo, que en adelante se convertirá en la ciudad regia. Allí se levantarán una serie de edificios que hablarán del nuevo Estado. Del recinto palatino no ha quedado en pie más que la Cámara Santa. Es un pequeño edificio de dos plantas, la inferior abovedada estaba destinada a custodiar reliquias  y la superior con función de oratorio.
            El templo más emblemático de la época de el Casto es San Julián de los Prados. Su magnífico estado de conservación hace de él uno de los conjuntos más importantes de la Alta Edad Media europea. Es un edificio de tres naves, cabecera tripartita rematada en testero plano y un importante transepto acusado en planta y en alzado. Al fondo de la nave central hay un iconostasio, que aísla la zona del crucero reservada al clero.





            La decoración pictórica interior es lo que la convierte en un edificio  excepcional. El zócalo imita mármoles, por encima un cuerpo imitando arquitecturas y el superior imita cortinajes albergando un gran cruz con piedras preciosas. Se trata de un ciclo sin figuras, anicónico. Es una iglesia de características monásticas donde Alfonso II ocuparía una tribuna situada en el transepto.




SEGUNDO PERÍODO: Ramiro I (842-850)

            Este monarca continuó dando estabilidad al Estado  creado por Alfonso II, pese a que su reinado fue muy breve.
            Hizo levantar en el Naranco un conjunto de edificaciones palatinas con una serie de características nuevas: articulación de paramentos, bóvedas de cañón  sobre arcos fajones con contrafuertes al exterior etc. que han merecido el calificativo de protorrománicas. Sus formas aparecerán en edificios románicos en cuanto que son pervivencias de formas romanas.
            San Miguel de Lillo era la iglesia palatina de Ramiro I . De ella sólo se ha conservado el pórtico con dos cámaras, una a cada lado y el primer tramo de las tres naves que lo formaban. La característica más sobresaliente es el abovedamiento, acusado aún más por la esbeltez de los soportes. El templo conserva una tribuna a los pies destinada al monarca. Aparece decoración escultórica en las jambas organizada en tres registros enmarcados por bandas de sogueados y figuras florales, en los que aparecen una figura consular con dos funcionarios y una escena circense, ambos relieves trabajados a bisel, lo que le confiere ese planismo a las figuras, recordando a los relieves visigodos. También hay que destacar las celosías que cubren las ventanas en la parte superior, de inspiración caramente islámica.Esta obra sería una  expresión del poder del monarca.



Santa María del Naranco se ha identificado como el aula regia de Ramiro I. La funcionalidad no religiosa del edificio parece clara. Pero si era aula regia, carece de ábside para albergar el trono. Es una construcción en dos plantas, la inferior totalmente abovedada , se compartimenta en tres ámbitos y se destinaría a cocina, mientras que la superior , a la que se accede por escaleras exteriores, es un gran salón rectangular cubierto por boveda de cañón  con arcos fajones y abierto en ambos extremos por una triple arcada. Las arcadas se enmarcan en bandas que terminan en clípeos. La decoración es sogueada en las columnas y clípeos y tiene arquerías ciegas, además de tallos, aves y otros animales y figuras humanas que puedan proceder de lujosos tejidos orientales que se usan en la corte.





            Por último, Santa Cristina de Lena es una iglesia en la que destaca el iconostasio para separar el espacio sagrado del que ocupan los fieles. Tiene una sóla nave. Tiene cámaras en los laterales de la nave y a los pies como entrada.

TERCER PERÍODO: Alfonso III (866-910)

            En esta época se inicia la repoblación en el Valle del Duero. Conocen así edificios hispanogodos y asimilan sus formas. Alfonso III inició una gran actividad constructora.                                                                                                                           San Salvador de Valdediós es una iglesia de tres naves cubiertas con cañones, cabecera triple con cámaras abovedadas por encima de los ábsides y pórtico a los pies, con tribuna sobre él, dedicada al monarca. Posteriormente se añadió un pórtico lareral abovedado con cañón sobre fajones, lo que será una constante en la arquitectura hispana.



            Alfonso III edificó en Santiago el templo dedicado al apóstol en sillería con planta basilical y amplio pórtico a los pies y cabecera con ábside cuadrangular de tradición visigótica.
            Orfebrería
La orfebrería asturiana es básicamente religiosa. Son espléndidas piezas donadas por los monarcas como cruces o relicarios
808- Cruz de Los Ángeles, relicario con alma de madera con chapas de oro, filigrana y piedras preciosas.
Caja de la Ágatas.
Cruz de la Victoria
Arqueta de la Catedral de Astorga- con ángeles cordero y Tetramorfos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada