jueves, 28 de enero de 2016

VIRGEN DEL CANCILLER ROLIN DE JAN VAN EYCK


Título: Virgen del Canciller Nicolás Rolin, catedral de Autun.
Autor : Jan Van Eyck
Gótico flamenco, 1435
Técnica : óleo sobre tabla, 66x62cm
Localización : Museo del Louvre, París
Iniciado el camino de la búsqueda de la realidad ya en Italia, quien se entregará en el norte a este nuevo empeño del arte fue Jan van Eyck que con sus revolucionarios descubrimientos llegará a una cota de representación de la naturaleza jamás alcanzada hasta las fechas.
Jan van Eyck estuvo relacionado con la corte de los duques de Borgoña, la corte europea que más destacó en la promoción del arte por aquellas fechas de la mano del duque Felipe el Atrevido.
En alguna obra anterior a esta, como el Políptico de Gante, ya despliega todos sus recursos gracias a la técnica empleada, el óleo, que le permite llegar a ese elevado grado de realismo en sus obras aunque todavía no conozca las leyes de la perspectiva. Pero lo logra a través de la paciente observación de los detalles de la realidad y se recrea en las calidades de objetos, de los paisajes y los personajes.
Esta pequeña tabla que nos ocupa fue encargada y luego donada por Nicolás Rolin  a la catedral de Autun, personaje que ascendió en la corte de Borgoña hasta llegar a ser canciller en 1422 cuando la corte ya había sido trasladada de Dijon a Flandes. El Canciller Rolin se convirtió en un hombre poderoso y rico pero también con muchos enemigos, lo que propició la pérdida del favor del duque.
Jan van Eyck representó al canciller Rolin arrodillado piadosamente en un reclinatorio, en el que descansa sobre un libro abierto , frente a la Virgen con el Niño, casi de tú a tú y sin mediación de ningún santo. El canciller mira cara a cara al Niño Dios, que lo bendice. Su actitud dista mucho de ser humilde; antes bien , su soberbia parece amedrentar a María que parece no atreverse a responder a su mirada altiva. Rolin va ataviado con un vestido brocado de oro y forrado de piel. Nicolás Rolin no es el donante temeroso de Dios o el enfermo y humilde Canónigo Van der Paele pintado también por van Eyck. Es un personaje en el cénit de su carrera, que expone su triunfo personal y se presenta con orgullo.
Aparentemente , lo profano nunca ha estado tan cerca de lo sagrado. Los personajes aparecen en el interior de una logia medieval abierta a través de tres arcos a una terraza con un jardín cerrado y lleno de hermosos animales, plantas y flores. Dos hombres curiosean y nos llevan la mirada a un paisaje cruzado por un río, con islotes poblados, un puente y una ciudad con bellos edificios. El aposento del canciller con sus ricos mármoles , suelo ajedrezado y vidrieras en los ventanales nos transporta a un ambiente lujoso.
Sobre el significado de la obra se han planteado diversas hipótesis. Algunos estudiosos creen ver una confesión . Algunos elementos representados relacionados con los siete pecados capitales así podrían atestiguarlo sobre todo los relieves del pilar del ángulo izquierdo , por encima de la cabeza del canciller. En ellos figuran la expulsión de Adán y Eva del Paraíso (soberbia) , Caín matando a Abel (envidia) y la embriaguez de Noé ( gula) y del otro lado de la pintura aparecen relieves alusivos a la lujuria, la ira, la avaricia y la pereza.

Pero para ser un acto de confección faltarían la humildad y el arrepentimiento en la figura del Rolin.



También se ha planteado que la ciudad representada sería la Jerusalén celeste que ambientaría un momento de gloria del cardenal.
En cualquier caso lo que sí parece recoger van Eyck es la soberbia del cardenal en un momento álgido de su brillante carrera política.
En esta tabla el arte flamenco alcanza su máximo esplendor en la descripción de lo material , del detalle tanto de lo cercano como de lo más lejano.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada